9 de diciembre de 2011 – Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el atentado en México contra la defensora de derechos humanos Norma Andrade, dirigente del grupo Nuestras Hijas de Regreso a Casa, organización de búsqueda de jóvenes desaparecidas o asesinadas en el Estado de Chihuahua. Norma Andrade impulsa específicamente la búsqueda de justicia por el asesinato de su hija, Lilia Alejandra García Andrade, asesinada en 2001. Asimismo, Norma Andrade es beneficiaria de medidas cautelares otorgadas por la CIDH.

La CIDH insta al Estado mexicano a proteger a Norma Andrade y su familia, así como a investigar el atentado, esclarecerlo judicialmente y sancionar a los responsables materiales e intelectuales.

Según la información recibida, desconocidos atacaron a Norma Andrade el viernes cuando estaba por ingresar a su casa y la hirieron con cinco disparos. Sus pertenencias no habrían sido robadas. Su hija, Malú García Andrade, informó que Norma Andrade habría sido seguida desde la mañana y que personas desconocidas se habrían presentado ese día en su lugar de empleo y habrían requerido información sobre sus horarios y su dirección. Según la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Norma Andrade se encuentra internada en estado grave en un hospital local.

La Comisión Interamericana había recibido anteriormente información sobre presuntos asesinatos, amenazas, actos de hostigamiento y atentados sufridos por defensoras de derechos humanos que buscan justicia para los casos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y en otros puntos del Estado de Chihuahua. En diciembre de 2010, la CIDH condenó el asesinato de Marisela Escobedo, quien fue asesinada a balazos en la puerta del Palacio de Gobierno del estado de Chihuahua, donde reclamaba justicia por la muerte violenta de su hija, Rubí Marisol Frayre, asesinada en 2008, a los 16 años de edad.

La CIDH recuerda que es obligación del Estado investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables. Asimismo, la Comisión insta al Estado de México a adoptar en forma inmediata y urgente todas las medidas necesarias a fin de garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de los familiares de Norma Andrade, y para la debida protección de las defensoras de derechos humanos que trabajan en la búsqueda de justicia por los casos de mujeres asesinadas en Chihuahua, así como de todos los defensores del país.

Como ha señalado la Comisión anteriormente, los actos de violencia y otros ataques contra las defensoras y los defensores de derechos humanos no solo afectan las garantías propias de todo ser humano sino que atentan contra el papel fundamental que juegan en la sociedad y sume en la indefensión a todas aquellas personas para quienes trabajan. La Comisión recuerda asimismo que la labor de defensores y defensoras es esencial para la construcción de una sociedad democrática sólida y duradera, y tienen un papel protagónico en el proceso para el logro pleno del Estado de Derecho y el fortalecimiento de la democracia.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 127/11

Dejar un Comentario